NUTRICION EN LAS ETAPAS DE LA VIDA

EDAD ESCOLAR (3-12 AÑOS)

Se trata de una etapa en la cual empieza un periodo crucial de máximo desarrollo intelectual y físico.En su día a día, el niño estudia y realiza todo tipo de actividad física, por lo que la alimentación juega un papel crucial para poder cubrir todas sus necesidades, por lo que será necesario dedicarle tiempo y una buena planificación.

Si el niño realiza la comida en el comedor escolar, se tendrá en cuenta el menú ofrecido por el colegio para planificar el resto de las comidas.
Una buena alimentación, junto a la práctica de ejercicio físico, aseguran un crecimiento y un desarrollo óptimos en el niño y, aparte de cuidar su salud actual, previene de posibles enfermedades futuras. 

Nuestra vida está determinada por diferentes etapas, las cuales tienen características y necesidades especiales. Es por ello que nuestra alimentación debe adaptarse a cada una de estas etapas para poder favorecer aquellos aspectos que nos ayudarán en el desarrollo físico y mental y podamos gozar de una excelente calidad de vida.

ADOLESCENCIA (12-20 AÑOS)

Durante esta etapa se producen una serie de cambios muy importantes en el organismo los cuales también están relacionados con la alimentación y se da un gran aumento en la velocidad de crecimiento corporal, alcanzándose el pico en la densidad ósea, por lo que aumentarán los requerimientos energéticos y las necesidades de nutrientes.
En esta etapa también es muy importante la práctica de actividad física y sobre todo persistir en que los adolescentes adquieran unos hábitos alimentarios saludables que ayuden a prevenir enfermedades en la edad adulta el principal objetivo nutricional será.

En este período de la vida el principal objetivo nutricional será mantener un ritmo de crecimiento adecuado.

ADULTOS (20-65 AÑOS)

Es una etapa clave para conseguir mantener una buena calidad de vida durante el resto de nuestros años, además de ser una etapa de plenitud física y mental.
Durante este periodo la alimentación debe ser saludable, completa y equilibrada, aparte se debe integrar la práctica habitual de ejercicio físico. Con todo esto lo que se quiere conseguir es la adquisición de unos hábitos de vida saludables  que nos ayuden a vivir más y mejor.

SENIOR (MÁS DE 65 AÑOS)

Con el transcurso de los años se van produciendo en el cuerpo modificaciones fisiológicas que afectan a las necesidades energéticas y de nutrientes por lo que la alimentación deberá ir cambiando en función de estas necesidades  y deberá ser adaptada a cada situación personal.

NUTRICIÓN EN SITUACIONES FISIOLÓGICAS ESPECIALES 

EMBARAZO

 

Durante esta situación fisiológica especial en la que se encuentra la mujer, se produce un aumento en las necesidades de nutrientes y de energía.
Seguir una alimentación saludable, variada y en cantidades adecuadas de energía y nutrientes es fundamental para esta etapa de la vida de la mujer.

LACTANCIA

Tras el embarazo, el cuerpo de la mujer está preparado para iniciar la lactancia para alimentar a su bebé. La reserva de grasa generada durante el embarazo, servirá para la producción de leche; esta grasa desaparecerá a lo largo de la lactancia.
La alimentación de la mujer durante la lactancia es de suma importancia para ella y para su bebé y debe cubrir todos sus requerimientos tanto energéticos como de nutrientes.
Una alimentación saludable, variada y en cantidades adecuadas es fundamental para disfrutar de una buena lactancia.

MENOPAUSIA

En esta etapa la mujer experimenta una serie de cambios en su metabolismo pero la alimentación de la mujer debe seguir siendo equilibrada y adaptada a sus necesidades.
Los síntomas característicos de la menopausia suelen desencadenar en conductas alimentarias inadecuadas, como por ejemplo el picar entre horas. Es fundamental cuidar la alimentación para evitar el aumento de peso.
Llevar un estilo de vida saludable y realizar actividad física contribuirá positivamente a mejorar los síntomas de la menopausia.